Kayala

Minha foto
Soy una buscadora visionaria con la pasión por compartir mis descubrimientos en el área de la espiritualidad. Procuro aprender en el acto de enseñar, compartiendo el camino que he recorrido, con humildad y amor.

terça-feira, 1 de abril de 2008

LOS ANIMALES DE PODER SEGÚN LA CULTURA LAKOTA



En la cosmovisión de los Sioux, la nación Lakota, los animales de poder están al rededor de la Rueda de la Medicina de tal manera que sus enseñanzas y medicinas se armonizan con las principales lecciones, o “caminos” que tenemos que hacer cuando ingresamos en la consciencia de los ciclos que nos llevan a la evolución y crecimiento consciente de nuestras almas eternas. Los animales danzan al rededor de esa Ronda de Cura, enseñándonos sus dones, sus conocimientos y mostrándonos nuestros caminos de transformación con sus sabidurías.
Los animales eran para los Lakota el espejo de la naturaleza que les enseñaba la armonía con la Madre Tierra. Eran la escuela de la vida en si misma, y a través de una actitud observadora, contemplativa, los individuos que os observaban fueron formando en su cosmovisión un mandala de poderes, o de valores a ser practicados. Estos valores o poderes puestos en acción, garantizaban que el individuo se encontrara con los potenciales que su alma había traído desde Wakan Tanka, para la Tierra. Conformaban un conjunto de habilidades útiles para si mismo y para la tribu, dándole a este individuo la posibilidad de desempeñar un rol que no solamente le traía reconocimiento personal mas también estaba alineado con las necesidades, o con el “mayor bien” de su comunidad.
Por decir algo, estos conjuntos de poderes o habilidades conforman el “don” o la “vocación” de la persona, y traducen de manera pragmática el “propósito del alma” de cada quién.
EL ANIMAL TÓTEM DEL OESTE
En el Oeste de la Ronda Medicinal está anclado el CAMINO DE LA CURA, guardado por el Espíritu de la Osa, Matxó Wakan, está el camino de la Gran Cueva, de la capacidad de entrar en los mundos de la oscuridad internos, y de abrirse al poder del subconsciente, es la consciencia de que la Cura viene de adentro, entonces la invitación es la INTROSPECCIÓN. 
Trabajar con la invocación de estos animales nos da la posibilidad de conocernos desde adentro para afuera, y nos apoya a percibirnos desde un lugar de compasión, incluyente, que acepta y acoge nuestras más obscuras sombras, y trae la luz a los aspectos ocultos de nuestro ser. La Osa está asociada a los poderes de la Luna, Inyan, la abuela sabia que nos enseña los ciclos de la vida, los ciclos de la mujer y la verdad oculta de nuestra existencia eterna. Conectarse con la energía de la Osa es traer a flote el inconsciente, pudiendo rescatar imágenes, sensaciones, energías estañadas de vidas pasadas, sanando y devolviendo al presente los poderes visionarios desde la intuición y de la visión interna (insight).
La Osa, en el otoño, también nos invita a un reposo interior, a una introspección nutridora, y a un invernar que nos permite reconocer adentro los sueños y el sonido esencial de nuestra alma. Es un tiempo de preparación, por ello la afirmación del Oeste es “Yo me preparé para eso”, y es un tiempo de “gestación” de nuevas ideas, nuevas perspectivas, nuevos sueños, nuevas energías, que renacerán en la Primavera, después de pasar el tiempo de los grandes vientos.
Es oeste está asociado con el elemento agua, por excelencia el elemento de la fluidez de los femenino. En el poder de este elemento están las sabidurías de la fluidez, del amoldarse, de la flexibilidad, de la capacidad de incluir, de la receptividad, de la esencia y origen de la vida misma. El agua, forma más de 70% de nuestro cuerpo físico, y está asociada con los movimientos de nuestro cuerpo emocional, por lo tanto es en el otoño que somos invitados a hacer ese viaje interno de recate del entendimiento de nuestras voces internas, a través de la identificación de nuestros procesos emocionales o de la ausencia de esa conexión, para poder aliñar nuestros sentimientos, adueñarnos de ellos, y hacer buen uso de su energía creadora.
EL OSO – MATXÓ
“INTROSPECCIÓN
La fuerza de la Medicina del Oso radica en el poder de la introspección. Su lugar se encuentra al Oeste de la gran Rueda Medicinal de la vida. El Oso busca la miel, o la dulce verdad, dentro del hueco del viejo árbol. Durante el invierno, cuando la Reina de Hielo gobierna y la faz de la muerte cubre la Tierra, el Oso entra en la cueva-útero para hibernar, para digerir las expe­riencias del año. Se dice que nuestros objetivos residen también en el Oes­te. Para conseguir nuestros sueños y objetivos es necesario el arte de la in­trospección
Para ser como el Oso y entrar en la seguridad de la cueva-útero, debe­mos sintonizar con las energías de la Eterna Madre y nutrirnos de la pla­centa del Gran Vacío. El Gran Vacío es el lugar donde todas las soluciones y las respuestas viven en armonía con las preguntas que llenan nuestra rea­lidad. Si elegimos creer que la vida tiene muchas preguntas, también te­nemos que creer que las respuestas a esas preguntas residen en nuestro interior. Cada ser posee la capacidad de sosegar su mente y entrar en el si­lencio y el saber.
Muchas tribus le han dado a este espacio de conocimiento interior el nombre de la Cabaña de los Sueños, donde la muerte de la ilusión de la rea­lidad física se sobrepone a la expansión de la eternidad. Es dentro de la Ca­baña de los Sueños donde nuestros antepasados están sentados en Conse­jo y nos aconsejan sobre los caminos alternativos que nos llevaran hasta nuestros objetivos. Este es el poder del Oso.
La energía receptiva femenina que durante siglos ha permitido a visio­narios, místicos y chamanes profetizar, está contenida en esta energía tan es­pecial del Oso. En la India, la cueva simboliza la cueva de Brahma. Se considera que la cueva de Brahma es la glándula pineal que está situada en el centro de los cuatro lóbulos del cerebro.
Si uno se imagina situado en lo alto de la cabeza, la visión de la parte su­perior sería un círculo. El Sur sería la frente, el Norte la nuca, al Oeste esta­ría el hemisferio cerebral derecho y en el Este el hemisferio cerebral iz­quierdo.
El Oso está en el Oeste, en el lado intuitivo, en el hemisferio cerebral derecho. Para hibernar, el Oso viaja hasta la cueva, que es el centro de los cuatro lóbulos donde está situada la glándula pineal. En la cueva el Oso busca respuestas mientras él/ella está soñando o hibernando. Luego el Oso vuelve a renacer en primavera, de modo semejante a como se abren las flores primaverales.
Durante siglos, todos los que buscaban el Tiempo de los Sueños y Vi­siones han caminado por el camino del silencio, acallando el parloteo inte­rior, para llegar al lugar de los ritos de tránsito: el canal o la glándula pineal. Desde la cueva del Oso, encontrarás el camino a la Cabaña de los Sueños y a otros niveles de imaginación o de conciencia. Al elegir al Oso, el poder del saber te ha invitado a entrar en el silencio y a conocer la Cabaña de los Sue­ños, para que tus objetivos sean realidades concretas. Esta es la fuerza del Oso.
Los aspectos sombríos de este poder:
Si te ha salido el Oso invertido, tu diálogo interior puede haber confun­dido tu percepción de tus verdaderos objetivos. Buscando respuestas o con­sejos de otros, puedes haber dejado de lado tus propios sentimientos y sa­ber. Ha llegado el tiempo de recobrar tu autoridad, porque nadie mejor que tú mismo sabe qué es lo más adecuado y qué momento el más propicio para tu evolución. Reclama el poder de saber. Encuentra el gozo del silen­cio y las riquezas de la matriz de la madre. Deja descansar a la confusión mientras la claridad emerge del Oeste, nutriendo tus sueños tal como la Ma­dre Tierra nos nutre a todos.
El Oso en posición contraria te está enseñando que sólo siendo tu pro­pio consejero puedes alcanzar tus verdaderos objetivos. Cualquier cosa me­nos hacer aquello que te llene de gozo es negación. Para obtener la felicidad debes conocerte a ti mismo. Conocerte significa conocer tu cuerpo, tu men­te y tu espíritu. Utiliza tus puntos fuertes para superar tus debilidades y sabe que ambos son necesarios en tu evolución.
Viaja con el Oso al sosiego de su cueva e hiberna en silencio. Sueña sus sueños y aduéñate de ellos. Luego, fortalecido estarás preparado para des­cubrir la miel que te espera en el Árbol de la Vida.”
Jamie Sams y David Carson, Cartas Chamánicas
El descubrimiento del poder a través de la energía de los animales
Editora ROCCO, 2000, libre traducción al español, Claudia Mesquita

LOS ANIMALES DEL CAMINO DE CURA
EL CABALLO
Es Caballo no posee dirección fija en la Rueda Medicinal, mas es un poderso aliado en la comprensión y en los viajes al interior de nuestra cueva, del útero de la madre interna, y nos proporciona el vehiculo principal para las jornadas chamánicas de encuentro con el poder, pues es el ícono mismo del PODER personal verdadero.
“Robar caballos es robar poder, afirmaba un dicho repetido con frecuencia por los antiguos indios norte-americanos, ilustrando la estima que denotaban al Caballo. El Caballo representa el poder tanto en el mundo físico como en las esferas espirituales, y, en diversas prácticas chamánicas al rededor del mundo, el Caballo posibilita que los chamanes “vuelen” por los aires para llegar a los “cielos”.
Cuando el Caballo fue domesticado, la humanidad dio un salto muy grande, correspondiente apenas a aquél dado cuando el fuego fue dominado por el hombre. Antes del Caballo, los seres humanos tenían poca movilidad, enormes pesos a cargar, éramos muy lentos. En el momento en que motamos en el dorso de un caballo, nos hemos tornado tan leves y veloces como el viento, además de ser capaces de transportar fardos por largas distancias con mucha mayor facilidad. El Caballo fue el primer animal totémico de la civilización, y fue por intermedio de la relación impar establecida con el Caballo que los humanos empezamos a modificar el concepto que teníamos de nosotros mismos. La humanidad tiene una incalculable deuda con el Caballo, por los nuevos poderes que él nos concedió. La simple visita a un pariente distante puede tornarse una difícil y larga jornada si la persona no dispone de un Caballo que la acepte en su dorso. Es extremadamente significativo que la potencia de los vehículos hasta el día de hoy esté medida por “caballos de fuerza”, evocando aquella época en que el Caballo era un compañero apreciado y querido de la humanidad.
La Leyenda
El Caminante de los Sueños, un poderoso chamán, estaba caminando por las llanuras para visitar la nación Arapaho. Él cargaba su pipa, y la pluma atada a sus largos cabellos negros apuntaba para la tierra, indicando que él era un hombre de buena paz. Hasta que, al transponer una elevación, él percibió una manada de caballos salvajes corriendo en su dirección.
Padrillo Negro se acercó de Caminante de los Sueños y le preguntó si él estaba caminando en búsqueda de una respuesta, diciéndole aun:
- Yo vengo del Vacío donde reside la respuesta. Monta en mi dorso y conoce el poder de atravesar las Tinieblas para encontrar la Luz. Caminante de los Sueños agradeció a Padrillo Negro y acordó en ir a visitarle cuando su poder se hiciese necesario.
En seguida, se acercó a Caminante de los Sueños el Padrillo Amarillo, ofreciéndole para llevarlo al Este, donde reside la iluminación, pues así podría compartir las respuestas que había encontrado, con los demás, instruyéndoles e iluminándoles. Caminante de los Sueños agradeció a Padrillo Amarillo, afirmando que no dejaría de usar los regalos de su poder que él le ofreciera al largo de su jornada.
Padrillo Rojo entonces se aproximó, parándose de manos alegremente, y le habló a Caminante de los Sueños, con respecto a las alegrías contenidas en el equilibrio entre el trabajo, el poder y las dulces alegrías de las diversiones. Él advirtió a Caminante de los Sueños que prestara más atención a aquellos que pintaban sus lecciones con los colores del humor. El chamán agradeció y le prometió que no se olvidaría de usar siempre el don de la alegría.
Cuando Caminante de los Sueños ya estaba prestes a llegar a su destino y ya podía percibir a lo largo la nación Arapaho, Padrillo Blanco se destacó de la manada para permitir que Caminante de los Sueños lo pudiese montar, pues él era el portador del mensaje de todos los demás caballos de la manada, representando la sabiduría del poder. Personificación del Escudo Mágico bien equilibrado, este magnífico Caballo reitera que “ningún abuso de poder será capaz de conducir a la sabiduría”. Padrillo Blanco dijo entonces a su jinete:
- Caminante de los Sueños, tu has emprendido esta jornada para alivianar el sufrimiento de tus hermanos, para compartir la Pipa Sagrada, Chanupa Wakan, y sanar la Madre Tierra, Ina Maka. Tu has adquirido la sabiduría por intermedio de la humildad, pues supo reconocer que es un instrumento del Gran Espíritu Wakan Tanka. Así, mientras yo te cargo en mi dorso, tus cargas todo tu pueblo en la espalda. En tu gran sabiduría, tu sabes que el poder no es concedido a quienes no lo merecen, mas únicamente a aquellos que están predispuestos a emplearlo con discernimiento y equilibrio.
Caminante de los Sueños, el chamán, fue curado y transformado, por la visita de los Caballos salvajes y comprendió que su misión al llegar a la nación Arapaho, era la de compartir los regalos de sabiduría que recibiera al largo del camino.
Al comprender el poder del Caballo, tu te irás a sentir compelido a confeccionar un escudo de equilibrio. El verdadero poder es la sabiduría y esta solamente es obtenida cuando mantienes presente todo lo que te ha ocurrido en tu jornada aquí en la Tierra. La sabiduría brotará adentro tuyo cuando tu te puedas acordar de las jornadas recorridas adentro de otros mocasines. La compasión, la bondad, el amor, y la disposición en enseñar y compartir los dones y los talentos que te fueron concedidos constituyen las verdaderas sendas hacia el poder.
Los aspectos obscuros de ese poder
Si el poder del caballo no se manifiesta en tu interior desde la luz, esto puede ser señal de que tu ego domino su personalidad, y talvez tu estés siendo incapaz de percibir que los demás no demuestran cualquier respeto por ti. O puede ser también que tu te tengas que confrontar con personas que están cometiendo abusos de autoridad. Es posible que te estés preguntando en este exacto instante si no debería reaccionar en forma violenta, recolocando estas personas en sus debidos lugares. Intenta recordar entonces de aquellas épocas en tus propias vidas, mientras las cuales tu perdiste la conexión con el Gran Espíritu, y cometiste los mismos desatinos que ahora está criticando en los demás, y sepa tener compasión por estos hermanos y hermanas que están ilusionados. Si tu estás oprimiendo alguien o, al revés, estás siendo subyugado por alguien más, la energía del Caballo, es la solución ideal para el reequilibrio de sus escudos, capaz de restaurar tu capacidad de entretejer correctas relaciones humanas.
Al tener la consciencia de que todos los caminos son igualmente validos y permitir que cada uno enverede por aquellos que le parezca más adecuado, tu sentirás finalmente el poder y la gloria proporcionados por el profundo sentimiento de unidad con la familia de la humanidad. Este es el regalo de los Guerreros y de las Guerreras del Arco-Iris. El Yo no tiene lugar en este giro del Arco Iris que establece un puente directo con el Gran Misterio, y solo tolera el NOSOTROS, pues en él todos los colores del arco-iris, y todos los caminos de esta vida son reconocidos como una expresión de la UNIDAD.
Aplica estos conocimientos y recupera el poder que has perdido al olvidarse el don de la compasión. Desenrédate de la situación presente y comprende que todo y cualquier ser humano deberá seguir este camino para el poder antes de ser capaz de galopar en los vientos del destino.”
Jamie Sams y David Carson, Cartas Chamánicas
El descubrimiento del poder a través de la energía de los animalesEditora ROCCO, 2000, libre traducción al español, Claudia Mesquita


Los animales que danzan en esta dirección están enseñándonos a estar preparados desde el interior, e nos conectan con nuestras energías de lo Femenino Sagrado para despertar nuestra intuición, nuestra sensualidad, nuestra aceptación de UNO mismo y nuestros poderes mágicos.

Nenhum comentário: